Saltar al contenido

Falta de vitamina B12 y hierro

Falta-de-vitamina-b12-y-hierro


La falta de vitamina B12 y hierro auguran una anemia

La falta de vitamina B12 y hierro auguran una anemia

Si te cuesta levantarte de la cama, bostezas a cada rato y ni siquiera quieres mover un dedo, podrías estar carente de hierro y B12. Las anemias por carencia de vitaminas o minerales son un padecimiento común, que afecta a al menos en 25% de la población mundial. Su tratamiento suele ser sencillo y económico.

La falta de  hierro y vitamina B12 es la causa más frecuente de anemia en la población de todos los países, sean industrializados o no. Puede afectar a cualquier persona aunque son más vulnerables los niños en edad preescolar, mujeres premenopáusicas y ancianos.

De acuerdo a cifras de la Organización Mundial de la Salud (OMS), para el 2008, 27,8% de los habitantes del planeta tierra padecían de algún tipo de anemia.

Según el ente internacional, 243 millones de niños prescolares y 468 millones de mujeres no embarazadas presentaban niveles bajos de hemoglobina. 

Seguidamente, mujeres embarazadas, ancianos y niños en edad escolar continúan en la lista de la OMS; siendo los menos afectados la población masculina adulta (12,7% de la población mundial).


¿Qué es la anemia por deficiencia de vitaminas?

La proteína que permite a los glóbulos rojos transportar oxígeno desde los pulmones a todo el cuerpo es la hemoglobina. Si el número de glóbulos rojos se reduce o la cantidad de hemoglobina que contienen es baja, la sangre no puede transportar suficiente oxígeno. Entonces aparece la anemia.

La anemia por deficiencia de vitaminas es una falta de glóbulos rojos sanos que se produce cuando tienes cantidades inferiores a lo normal.

Las vitaminas vinculadas con la anemia son el folato (ácido fólico), la vitamina B12 y el hierro.

Tipos de anemia:

  • Anemia por deficiencia de vitamina B12.
  • Anemia por deficiencia de folato (ácido fólico) o vitamina B9.
  • Anemia por deficiencia de hierro.
  • Anemia por enfermedad crónica (que dura mucho tiempo).
  • Anemia hemolítica (destrucción prematura de glóbulos rojos).
  • Anemia aplásica idiopática (la médula ósea no produce suficiente células sanguíneas).
  • Anemia megaloblástica (baja producción de glóbulos rojos por falta de vitaminas).
  • Anemia perniciosa (los intestinos no pueden absorber la vitamina B12).


Suplementos de hierro, vitamina B12 y ácido fólico

La buena noticia es que hay suplementos para que los niveles de hierro, vitamina B12 y ácido fólico sean los correctos en tu organismo.

Hierro (fumarato ferroso, gluconato ferroso, sulfato ferroso):

Es un componente imprescindible de muchas proteínas que participan en funciones que hacen posible la vida, como el transporte de oxígeno en el torrente sanguíneo.

El contenido promedio del hierro corporal en personas sanas es de alrededor de 40 mg/kg en mujeres y 50 mg/kg en hombres.

Cuando es deficiente, lo más conveniente es administrar un suplemento de hierro por vía oral. La dosis recomendada para sanar la anemia es 200 mg tres veces al día, durante 4 o 6 meses.

El hierro también se puede administrar por vía intravenosa, lo que resulta de gran ayuda  en caso de que haya necesidad de subir los niveles de hierro en sangre de manera rápida.

La ferropenia (baja cantidad de hierro en el organismo) puede complicar varias enfermedades crónicas, como la nefropatía (enfermedad del riñón).

Además, una anemia ferropénica o ferropriva puede ocasionar los siguientes síntomas: fatiga, tez pálida, fallas respiratorias, dolor de cabeza, mareos, poca concentración, cabellos y uñas quebradizas, úlceras en la lengua y grietas en las comisuras de los labios.

Vitamina B12 o Cobalamina:

Es necesaria para la síntesis de ADN, el funcionamiento adecuado del cerebro, el sistema nervioso central y para la producción de glóbulos rojos sanos.

En casos de gran déficit, se administra inyectada (intramuscular) debido a que su absorción gastrointestinal es más lenta. La absorción por vía oral depende del denominado factor intrínseco, una proteína presente en el estómago que se encarga de procesar  la cobalamina.

Existen distintas pautas de tratamiento, una de las recomendadas en caso de padecer déficit de esta vitamina, es de 1000 microgramos al día durante una o dos semanas. Después 1000 microgramos a la semana durante cuatro a ocho semanas y finalmente un tratamiento de mantenimiento con una dosis mensual.  En el caso de no consumir alimentos con vitamina B12, se recomienda un consumo de 2000 mcg a la semana.

La vía oral se puede utilizar una vez corregido el déficit inicial, como tratamiento de mantenimiento.

Para elegir la forma de suministrar la vitamina B12, oral o por inyecciones, el médico tratante debe tener en cuenta las características de cada paciente.

La dosis y su administración es diferente para un anciano, para una persona joven o para alguien que tenga problemas relacionados con la absorción de la vitamina B12.

De igual manera, la duración del tratamiento dependerá de si la causa que provocó el déficit persiste o no. Por ejemplo, los pacientes con anemia perniciosa o bypass gástrico deben recibir dosis extras de B12 de manera perenne durante toda la vida.

Si la causa del déficit se puede tratar o eliminar (deficiencia debida a interacción con medicamentos, causa reversible de mal absorción, ingesta insuficiente) la suplementación finalizará cuando el déficit se corrija.

Ácido Fólico:

El folato o vitamina B9 es especialmente indicado para las mujeres en edad reproductiva y aquellas personas que están en tratamiento de hemodiálisis por una enfermedad renal.

Para las mujeres en edad reproductiva se recomienda  200 microgramos por día y la dosis se debe duplicar o cuadruplicar si se planea un embarazo o se está en gestación; mientras que durante la fase de lactancia con 300 microgramos al día será suficiente.

Por otra parte, la dosis típica para adultos es de 250 microgramos a 1 miligramo por día. En personas con enfermedades renales en etapa terminal  se administra por vía intravenosa 10 mg después de hemodiálisis, tres veces a la semana.

La dosis de 65 microgramos es indicada para bebés de 0-6 meses y de 80 microgramos para los de 7-12 meses de edad.

El ácido fólico está asociado a la producción de glóbulos rojos, así como a la correcta formación y desempeño de las células. Previene enfermedades del tubo neural, contribuye a la correcta formación del sistema nervioso y se ha demostrado su efectiva en la prevención de varios tipos de cáncer.

El ácido fólico y la vitamina B12 se deben suministrar en paralelo, ya que el primero puede ocultar clínicamente una deficiencia de cobalamina.


Alimentos ricos en hierro y vitamina B12

Alimentos ricos en hierro:

Alimentos-ricos-en-hierro

Los alimentos más recomendados para quienes padecen ferropenia son:

  • Lentejas.
  • Zumo de frambuesas.
  • Espinacas.
  • Levadura de cerveza.
  • Pistachos.
  • Mijo.
  • Espirulina.

Alimentos ricos en vitamina B12:

La cobalamina solo se consigue de manera natural en alimentos de origen animal o enriquecidos de manera artificial.

  • Salmón.
  • Atún (con moderación por su exceso de mercurio).
  • Trucha (con más vitamina b12 que el salmón o el atún).
  • Hígado de ternera.
  • Almejas.
  • Leche y sus derivados (queso, yogures, etc).
  • Caviar.
  • Cereales fortificados.
  • Levadura nutricional
  • Bebidas vegetales (de almendra, soja, coco o avena fortificadas con vitamina B12).
  • Huevos.
  • Maricoscos.

Alimentos ricos en Ácido fólico o folato:

Es un nutriente que se encuentra principalmente en las frutas y en los vegetales de hoja verde. Una dieta que carezca de estos alimentos puede conducir a una deficiencia de B9.

La vitamina B9 se encuentra de manera natural en:

  • Espinacas.
  • Vegetales de color verde.
  • Frutos secos.
  • Frutas y jugos.
  • Alimentos enriquecidos.


¿Qué reduce los niveles de hierro y B12 en sangre?

Una dieta pobre en vitaminas y minerales o monótona no es la única causa que compromete los niveles de hierro y B12 en sangre.

La absorción de nutrientes resulta afectada por:

  • Dietas poco balanceadas.
  • Embarazo.
  • Exceso de alcohol (bloquea la absorción de folato y vitamina C).
  • Algunos medicamentos (antiácidos y ciertos anticonvulsivos afectan la síntesis de folato y B12).
  • Enfermedades intestinales que comprometen la absorción de vitamina B12 (infección por H. Pylori o ulceras gástricas).
  • Falta del factor intrínseco de Castle (la proteína encargada de procesar la cobalamina de los alimentos).
  • Personas con cirugía de estómago o intestino.


Falta de hierro y vitamina B12 síntomas

Falta-de-hierro-y-vitamina-B12-síntomas

La ferropenia es la causa más frecuente de anemia en todo el mundo. Se manifiesta en los pacientes con cansancio, queilitis comisural (lesión inflamatoria en la comisura labial), glositis dolorosa (Inflamación de la lengua), membranas esofágicas que causan disfagia (dificultad para tragar), picor y síndrome de piernas inquietas, que es más común durante el embarazo.

La ferropenia en la infancia puede causar deterioro cognitivo y problemas de conducta que persisten incluso tiempo después del tratamiento.

El déficit de vitamina B12 es una condición relativamente frecuente. Se determina normalmente midiendo el nivel de cobalamina en un examen de sangre, considerándose que hay un déficit si este nivel es <148 pmol/l (200 ng/l).

Los síntomas de deficiencia de vitamina B12 pueden tardar años en manifestarse. Estos síntomas van desde fatiga y anemia, a aplasia medular, alteraciones neurológicas y riesgo de cardiomiopatía.

Los síntomas por carencia de vitamina B12 se pueden agrupar en la siguiente lista:

  • Cansancio.
  • Dificultad para respirar.
  • Mareos.
  • Piel pálida o amarillenta.
  • Latidos del corazón irregulares.
  • Pérdida de peso.
  • Entumecimiento u hormigueo en las manos y en los pies.
  • Debilidad muscular.
  • Cambios en la personalidad.
  • Movimientos inestables.
  • Confusión mental o falta de memoria.


Se puede tomar hierro y vitamina B12 al mismo tiempo

Se puede tomar hierro y vitamina B12 al mismo tiempo

Como ya hemos mencionado anteriormente, se debe procurar tomar vitamina B12 y B9 de manera simultánea debido a que esta última puede “disimular” una insuficiencia de la primera.

Ahora bien, tomar hierro y vitamina B12 es una decisión que corresponde al médico. En el mercado existen numerosos suplementos que combinan complejo B con hierro para tratar la anemia.

Pese a que el folato y la vitamina B12 son hidrosoluble (su exceso se expulsa a través de la orina) hay que tener especial cuidado con una sobredosis de hierro, que –en el peor de los casos- puede llegar a ser mortal en niños pequeños.

Los síntomas de una intoxicación por hierro tardan días en aparecer y son ascendentes:

  • vómitos
  • diarreas
  • malestar estomacal
  • fiebre
  • hemorragias
  • daños hepáticos.

El paciente debe ser hospitalizado y sometido a un lavado intestinal o tratamiento con quelantes (un antagónico de los metales pesados).

 

No te olvides de calificar el contenido ^^
[Total:0    Promedio:0/5]